top of page
  • administracion1179

I campaña de pesca artesanal por la defensa del futuro de nuestros mares

Actualizado: 30 nov 2022

Del 17 al 24 de noviembre de 2021, previo al Año Internacional de la Pesca y Acuicultura Artesanal, Mensa Cívica va a realizar una campaña en diversos centros de restauración colectiva y social de nuestro país para concienciar sobre el valor de proteger los valiosos entornos marinos y los medios de subsistencia de la pesca, y pedir que se compre pescado de fuentes sostenibles al menos una vez durante esa semana. Queremos demostrar lo que se puede hacer si las personas y las organizaciones hacen un esfuerzo para cambiar sus hábitos de compra.



El problema


Los océanos juegan un papel fundamental en nuestra salud y la salud del planeta, tal y como indica el Objetivo de Desarrollo Sostenible 14. Un indicador clave, para medir el progreso de este ODS, es la proporción de poblaciones de peces que se encuentran dentro de niveles biológicamente sostenibles. Desafortunadamente, el porcentaje de poblaciones de peces que se encuentran dentro de los niveles biológicamente sostenibles ha disminuido del 90% en 1974 al 65,8% en 2017.


Los océanos y los mares nos están protegiendo contra la degradación climática al absorber aproximadamente una cuarta parte del dióxido de carbono que emitimos y absorben más del 90% del exceso de calor atrapado en la Tierra. Según un informe especial del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas (IPCC, por sus siglas en inglés), los océanos se están calentando y alterando su composición química de manera tan drástica que los suministros marinos están amenazados y los ciclones y las inundaciones suponen un riesgo profundo para cientos de millones de personas que viven cerca de la costa.


No obstante, el cambio climático no es la única amenaza para nuestros ecosistemas oceánicos, pues también lo son la pesca insostenible y la contaminación por plásticos. Además, una gran proporción de la producción pesquera y acuícola se pierde o se desperdicia: el 35%. Esto debe reducirse para mejorar la eficiencia y sostenibilidad del sector, a través de políticas apropiadas, marcos regulatorios, desarrollo de capacidades, servicios e infraestructura, así como acceso físico a los mercados.


Todos estos factores hace que sea más urgente que nunca proteger los ecosistemas marinos comprando pescado producido de forma sostenible.



La solución


Seguir comiendo pescado en una emergencia climática y ambienta es un asunto complejo sin una respuesta completamente sencilla porque todo lo que comemos tiene una huella ambiental y al igual que muchos alimentos, el impacto ambiental del pescado varía mucho según la especie y la forma en que se captura o se cultiva.


Sin embargo, en términos generales, cuando se comparan las emisiones de gases de efecto invernadero y otros impactos ambientales, incluidos la acidificación, el uso de antibióticos y el agua, el pescado salvaje tiene el impacto más bajo de cualquier alimento de origen animal, tal como el pollo, los lácteos y las carnes rojas. Y también, quizás sorprendentemente, una huella más baja que algunos alimentos no cárnicos como el chocolate y el café.


Por estas razones, es vital para las estrategias de seguridad alimentaria y nutrición nacionales, regionales y mundiales, tengan en cuenta el consumo de pescado sostenible y el papel importante que desempeñan en la transformación de los sistemas alimentarios y la eliminación del hambre y la malnutrición, teniendo en cuenta que el sector de la pesca y la acuicultura es una fuente importante de empleo y en 2018, alrededor de 59,5 millones de personas participaron en el sector primario de la pesca y la acuicultura.


Algunos principios que pueden garantizar que consumamos pescado sostenible, sano y justo:


  1. Menos y mejor: En general, los españoles deberíamos reducir a la mitad la cantidad de carne y productos lácteos en nuestras dietas para mantener el cambio climático dentro del objetivo de 1,5ºC. Esto significa reducir la dependencia de las proteínas cárnicas en las recetas. En el caso del pescado, comprar y consumir pescado y marisco que provenga de fuentes sostenibles que contribuyan a la sostenibilidad socioeconómica y ecológica del sector pesquero.

  2. Si tiene un negocio, diga la verdad sobre el pescado que sirve. No finja que algo es sostenible si no lo es. Descubra exactamente de dónde es su pescado y cómo fue capturado o criado y sea honesto con los clientes. Si no puede estar seguro de dónde es el pescado, no lo use.

  3. Utilice pescado sostenible evitando por completo el pescado de especies amenazadas, cumpliendo la talla mínima legal establecida y eligiendo pescado sostenible certificado. Durante la última década, se han desarrollado distintos sistemas de certificación de productos pesqueros que aseguran que el pescado ha sido capturado o criado de forma sostenible y que son la mejor opción de compra para los consumidores de acuerdo a su temporada.

  4. Utilice mariscos que filtran la contaminación del agua y fijan carbono en sus conchas. Esto incluye mejillones, ostras, almejas y berberechos.

  5. El 80% de la huella de carbono de la pesca proviene del combustible utilizado para impulsar la embarcación, por lo que las especies de nivel medio del nivel freático son una buena opción. Esto incluye la anchoa, la sardina, el arenque y la caballa. Asimismo, evite la pesca de arrastre de fondo, ya que utiliza una gran cantidad de combustible.

  6. Compre pescado fresco para reducir su huella ambiental.


¡Juntos podemos asegurar un futuro pesquero sostenible!



¿Cómo participar?


Si quieres unirte a nuestra campaña, contacta a nuestra técnica de proyectos: paola.hernandez@mensacivica.com. Ella se pondrá en contacto contigo directamente.


Si deseas participar, pero no sirves actualmente pescado de fuentes sostenibles, podemos ponerte en contacto con productores y distribuidores para que hagas la prueba.


Y no olvides compartir las actividades que realices en tu empresa (de catering), escuela, universidad, hospital, tienda, restaurante, para promover el consumo de pescado fresco y producido de forma responsable.



Recursos


Hasta la fecha podemos constatar la adhesión a la campaña de 11199 comensales y 64 centros en los que se comerá pescado de fuentes sostenibles al menos una veces durante la semana del 17 al 24 de noviembre. Para ver la lista completa de participantes, sigue este enlace.





4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page