top of page
  • phernandezolivan

Conoce las políticas alimentarias que estarán sobre la mesa este otoño

Las elecciones europeas, programadas para el 6-9 de junio de 2024, suponen una presión temporal adicional para la política agrícola y alimentaria de la UE. Pronto, los grupos políticos de la UE se centrarán únicamente en hacer campaña, lo que podría significar que leyes cruciales de la UE, aún por votar, se retrasen o se descarten por completo, para gran placer de los grupos de presión agro-industriales.


Por ello, hemos preparado este artículo con todo lo que necesitas saber sobre lo que se avecina a nivel europeo este otoño, y lo que puedes hacer para ayudar a presionar a nuestros políticos para que tomen la decisión correcta con respecto a cuatro expedientes clave: la Ley de Sistemas Alimentarios Sostenibles, la nueva normativa comunitaria sobre plaguicidas, la revisión de la legislación comunitaria sobre bienestar animal y la propuesta de la UE para desregular los nuevos OMG.


Aparte de la nueva propuesta sobre los OMG, todas ellas tienen el potencial de transformar completamente nuestro sistema alimentario para mejor. Sólo el futuro dirá cómo serán la nueva Comisión y el nuevo Parlamento europeos, pero sin ninguna garantía de que vayan a apoyar la transición hacia una alimentación y una agricultura sostenibles, debemos presionar colectivamente todo lo que podamos a nuestros actuales responsables de la UE para que tomen la decisión correcta en las próximas semanas.


1. Como ya os hemos comentado en artículos anteriores, como éste, el próximo mes de septiembre (u octubre) se espera que la Comisión Europea publique su propuesta de marco jurídico sobre sistemas alimentarios sostenibles (también conocida como Ley de Sistemas Alimentarios Sostenibles o Ley SFS), con el objetivo de integrar la sostenibilidad en todas las políticas relacionadas con la alimentación mediante el establecimiento de objetivos, definiciones y principios comunes a toda la UE y medidas vinculantes.


La propuesta es una de las piezas clave del Pacto Verde Europeo y la Estrategia "de la granja a la mesa". Se espera que la propuesta defina legalmente los sistemas alimentarios sostenibles en las dimensiones medioambiental, económica y sanitaria, establezca criterios para mejorar la contratación pública (es decir, los alimentos en los comedores públicos de escuelas, hospitales, administraciones, etc.), proponga medidas importantes para mejorar los entornos alimentarios en toda la UE y establezca un nuevo marco de gobernanza para que los Estados miembros, las regiones y las ciudades de la UE puedan contribuir mejor juntos a mejorar los sistemas alimentarios.


Organizaciones de la sociedad civil, Mensa Cívica incluida, hemos estado presionando para que se publique sin más demora una propuesta ambiciosa que nos lleve a una transformación del sistema alimentario europeo que sea beneficioso para las personas, los animales y el planeta. Esta gran oportunidad reside en una transición en toda la UE hacia sistemas alimentarios sostenibles en los que toda la ciudadanía tenga acceso a alimentos sanos y sostenibles, y en los que, desde la producción hasta el consumo, trabajemos con nuestro entorno natural, en lugar de actuar contra él. Una ambiciosa Ley SFS de la UE puede, y debe, iniciar y guiar esa transición.


Presiona a la Comisión Europea para que publique una ambiciosa ley SFS uniéndote a las ya conocidas "Jornadas de Acción de Good Food Good Farming" que tendrán lugar en octubre. Cada año, miles de ciudadanos y cientos de organizaciones organizan protestas, visitas a granjas, eventos culinarios, mesas redondas, proyecciones de películas y muchos más actos en sus comunidades locales. ¿Por qué no tú? Organiza tu propio acto y/o únete a la protesta Good Food Good Farming en Bruselas el 8 de noviembre.


2. En noviembre está previsto que el Parlamento Europeo vote el nuevo plan de la UE para reducir a la mitad el uso y el riesgo de los plaguicidas de aquí a 2030.


Desde que en junio de 2022 la Comisión Europea dio a conocer su tan necesaria propuesta de nuevo reglamento de la UE sobre plaguicidas, los grupos de presión de la industria y los responsables políticos conservadores no han escatimado esfuerzos para suavizarlo, retrasarlo e incluso deshacerse de él, anteponiendo los intereses de la industria química a los de la ciudadanía, las personas productoras, la salud y la biodiversidad. Grupos de la sociedad civil y científicos hemos estado trabajando duro para asegurar que la propuesta sea adoptada, de modo que todos los países tengan que trabajar para reducir el uso de pesticidas y apoyar a las personas productoras en el esfuerzo.


El uso de pesticidas en la agricultura daña la biodiversidad y todos los ecosistemas de los que depende en gran medida para producir alimentos, al tiempo que envenena a los agricultores y al público en general, siendo las mujeres embarazadas, los menores y las personas ancianas los más vulnerables. Las recomendaciones científicas para pasar a sistemas de producción de alimentos sostenibles y sin plaguicidas están disponibles desde hace mucho tiempo, pero en gran medida no se han tenido en cuenta. El nuevo reglamento de la UE sobre pesticidas es un paso crucial para conseguir objetivos vinculantes de reducción de pesticidas, y debe ser adoptado.


Se han lanzado varías peticiones en línea para que la ciudadanía ayude a presionar a sus responsables políticos (a nivel nacional y de la UE) para que voten a favor del reglamento de la UE sobre plaguicidas, como esta de SlowFood Internacional, esta de Coportate Europe Observatory o esta otra del Grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea más específica para prohibir el grifosato.


Para más información sobre este tema, os recomendamos visualizar nuevamente el seminario online que organizamos en febrero de este año titulado "¿Cómo construir sistemas alimentarios resilientes ante los desafíos actuales?".


3. En octubre-noviembre se espera también que la Comisión Europea publique su propuesta de revisión de las normas de la UE sobre bienestar animal, en la que se espera que se incluyan medidas para la eliminación progresiva de las jaulas en las granjas, la reducción de los desplazamientos de los animales vivos, la prohibición de las mutilaciones y la limitación de la carga ganadera.


La ganadería industrial como modelo de producción dominante, centrado en la cría selectiva para un crecimiento rápido y altos rendimientos, ha provocado que millones de animales de granja sean maltratados en la UE. Los grupos de presión de la ganadería industrial han ejercido una enorme presión sobre los responsables políticos de la UE para mantener el statu quo, lo que ha suscitado la preocupación de la sociedad civil por la posibilidad de que la revisión de la legislación sobre bienestar animal acabe diluyéndose. Los derechos de los animales deben estar por encima de los beneficios. Por esta razón, exigimos que la Comisión Europea incluya en su propuesta las medidas mencionadas anteriormente y la aplicación de un sistema de evaluación del bienestar animal cuyos parámetros estén basados en los animales, para garantizar la medición del bienestar real de los animales.


Como ciudadano/a de la UE, ¡tu voz cuenta! No dudes en escribir a tu representante político o utilizar las redes sociales para iniciar un debate sobre el bienestar animal y compartir tu visión sobre cómo debe ser una ganadería respetuosa, justa y resiliente. Si no sabes por dónde empezar, entra a la página web de la Asociación Nacional para la Defensa de los Animales para informarte de los derechos de los animales en España.

4. Finalmente, el 5 de julio, la Comisión Europea hizo pública una preocupante propuesta para desregular los nuevos OMG (o "nuevas técnicas genómicas") en la Unión Europea. Siguiendo las falsas promesas de la industria, la propuesta se basa en afirmaciones no probadas de que los nuevos OMG podrían contribuir a la sostenibilidad, aunque perpetúan un modelo de agricultura basado en el monocultivo y los pesticidas.


La propuesta exime a la mayoría de los nuevos OMG de los requisitos vigentes en materia de OMG, lo que significa que ya no estarán sujetos a la evaluación de riesgos para la salud humana y el medio ambiente, la trazabilidad a lo largo de la cadena alimentaria ni el etiquetado para los consumidores.


Rechazamos la propuesta de la Comisión Europea porque se ha demostrado que las nuevas técnicas de modificación genética son imprecisas y dan lugar a cambios genéticos que podrían comprometer la seguridad alimentaria y medioambiental, y porque es fundamental que los consumidores puedan seguir decidiendo si quieren o no consumir alimentos modificados genéticamente. Pedimos al Parlamento Europeo y a los ministros nacionales de Medio Ambiente, como el ministro en funciones Luis Planas, que mantengan las normas actuales de la UE que protegen el derecho de los consumidores y de los agricultores a elegir y que rechacen la propuesta de la Comisión Europea de liberar OMG no probados.


La propuesta será discutida y debatida en el Parlamento Europeo y por los Estados miembros de la UE en el último trimestre de 2023, posiblemente en noviembre también. Desde Mensa Cívica nos uniremos a otras partes interesadas nacionales y de la UE para que se opongan a los planes de la Comisión. Así que de momento, os animamos a escribir a los europarlamentarios y las europarlamentarias, utilizar los medios sociales para presionarles y expresar su oposición a la desregulación de los nuevos OMG.


Este va a ser sin lugar a dudas un otoño caliente, no sólo por el aumento de las temperaturas, así que seguiremos informando, pues tenemos claro que si deseamos un cambio en nuestro sistema alimentario no tenemos tiempo que perder. ¡El momento es AQUÍ y AHORA!

56 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page